Contemplando Su Salvación

 

 

Pero Moisés dijo al pueblo: “No teman; estén firmes y vean la salvación que el Señor hará hoy por ustedes. “ (Éxodo 14:13a NBLH)


 

 

 

 

Mis fuerzas el día de hoy se han agotado, ha. Sido una semana laboriosa y difícil. Las presiones fueron muchas, y la batalla ha sido recia. Al ver el porvenir, temo en gran manera a lo que pudiera acontecer.

Los Israelitas vivían en un temor constante del porvenir y de muchas cosas que, aunque pudieran parecer significantes, a la luz de las Obras de Dios, no representaban obstáculo alguno ni motivo de tropiezo.

Sin embargo, ellos tenían maestría en quejas y se doctoraron en miedo. Siendo librados de la mano opresora de Egipto a través de plagas y portentos nunca antes vistos, se preocupaban por el agua y su trabajo.

En esta escena los vemos entre los egipcios y el mar Rojo. Dios los había sacado de Egipto y ahora se encontraban a la orilla de una masa oceánica, su destino al otro lado de ésta, y para “suerte” de ellos, los egipcios del otro lado.

Su primer reacción es: “¿No había suficientes tumbas en Egipto como para habernos sacado a morir en el desierto? ¡Déjanos servir a Egipto!“. No dudo que el corazón de Dios se haya dolido por esa expresión. Es decir, ¡sacrificó a los primogénitos de Egipto en retribución a lo que Egipto les hizo! Hizo grandes obras para sacarlos de casa de servidumbre y ahora ¿Ellos quieren volver?

¿Acaso Dios los trajo ahí solo para matarlos? ¿Les dijo que le servirían sólo para verlos morir ahogados o muertos a espada? Es decir, Dios podía, ya que ellos se quejaban demasiado, pero no lo había hecho. Él dijo que cumpliría Su Promesa, y el no es humano mentir ni hijo de Hombre para retractarse.

¿De verdad pensamos que Dios nos ha traído ante el Mar Rojo sólo para vernos morir? ¿En verdad creemos que sólo jugó con nuestra esperanza? ¿Creemos que las dificultades sólo son para que se deleite al vernos retorcer del dolor?

Dios no abandonó a los Israelitas quejumbrosos, y no abandonará a sus hijos, que han sido rescatados, por el Único que sí fue abandonado por Él.

Que el día de Hoy que vayas a la Casa de Dios, encuentres esperanza y que tú Corazón reciba ánimo para alabarle de corazón.

 

#PrimeroLaBiblia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *